Política Estado Español

CATALUNYA

Callar: la medida estrella para evitar contagios de la Covid en el transporte público

El Conseller Damià Calvet ha informado a Rac1 que los “Ferrocarrils Catalans” tendrán un vagón del silencio, ¿aumentar la inversión? Imposible.

Guillermo Ferrari

Barcelona | @LLegui1968

Lunes 9 de noviembre de 2020 | 07:12

Parece una noticia de “El Mundo Today” pero no lo es. No es broma. El Conseller Damià Calvet ha informado éste sábado que los ferrocarriles administrados por la Generalitat tendrán un vagón en cada uno de sus convoyes en los cuales se recomendará no hablar para evitar contagios. Y, según una hipotética noticia de una hipotética “Izquierda Today” la próxima medida será recomendar “no pensar” para evitar aerosoles.

Esta medida es ridícula puesto que si todo el mundo obedeciera ésta, se concentrarían todos en ese vagón produciendo un amontonamiento de gente, que habría que evitar. Pero también es impensable que si viajan amigos, o familia, o te encuentras con un conocido o un colega del curro, no cruces ni una sola palabra (ni una sola mirada!). ¿Es posible recomendar alguna medida más idiota? Hay que ponerle empeño para pensar algo peor.

En el programa Via Lliure de Rac1 del domingo han informado que en realidad no habrá un “vagón del silencio” sino que la recomendación se hará extensa a todo el convoy. Y, según ha informado el conductor del programa, Xavi Mundó, ésta “recomendación” se extendería a todo el transporte público metropolitano de la ciudad de Barcelona: metros, trenes i buses.

Por lo pronto, a partir del martes se comenzará a colocar indicaciones en las estaciones y los vagones para que la gente calle. Y se acabaría el próximo viernes. Faltaría que pongan un eslogan así: “El silencio es salud”. Esta democracia para ricos cada vez más se está demostrando para amplios sectores sociales como una dictadura contra la clase trabajadora y los pobres.

El Conseller Damià Calvet aseguró que los Ferrocarrils Catalans estan circulando al 100%. Y que no es posible aumentar la frecuencia o ampliar los vagones. Afirmación que también había hecho la Autoritat del Transport Metropolità (ATM) para el resto del Transporte Público de la ciudad condal y sus alrededores. Las diferentes administraciones públicas han dejado de invertir en estos años posteriores a la crisis de 2008 y nos quieren hacer creer que en el transporte público no hay contagios.

Pero es que esa recomendación de no hablar con nadie en el transporte público es equivalente a restringir al máximo nuestra vida social, nuestras relaciones sociales. Hay que desconfiar de que todos estamos contagiados de la Covid-19 y somos asintomáticos o aún no desarrollamos los síntomas. Pero qué cosa mejor para un gobierno de los ricos que exigir a los pobres que se queden en casa y solo salgan para ir a trabajar.

Pero los ricos y los políticos (que trabajan para ellos) no hacen esas medidas. Ellos se reúnen en sus grandes y carísimas fiestas como la de El Español en Madrid. O incluso hacen misas para 600 personas como la de la Sagrada Familia en Barcelona. Ellos viven en palacetes con jardines enormes, tienen varias propiedades y puede refugiarse en propiedades enormes. Y son capaces de pedirnos que no hablemos. Que no podamos ir a un bar, que no podamos ir a un recital o al cine.

Pero, ¿por qué nos piden callar y que restrinjamos nuestra vida social al máximo? Sencillamente porque no quieren invertir en transporte público, ni tampoco en sanidad, ni tampoco en educación. Los políticos están usando el dinero de las arcas públicas para salvar a los grandes empresarios del Ibex. A ellos les pagan ayudas, a ellos les pagan indemnizaciones, a ellos les pagan las nóminas de los trabajadores que quedan en ERTEs (mal, tarde y poco). Y, a nosotros lo que sobre, cuando sobra algo.

Y, da la “casualidad” que si los trabajadores y los pobres no podemos hablar, tenemos que restringir toda nuestra vida social, y, además se nos restringe el derecho a la movilización, a la protesta, ¿cómo haremos para organizarnos y protestar? Además la jerarquía sindical está desaparecida y cuando aparece es para firmar cierres de fábricas como el de Nissan o ERTEs que benefician a la patronal y perjudican a los trabajadores.

La forma en que el Govern y el Gobierno central “luchan” contra la Covid-19, no es la única forma que hay. Ellos tratan de acabar con los efectos del virus haciendo un enorme trasvase del dinero de las arcas públicas hacia los grandes empresarios y las grandes fortunas. A ellos no les importan los que no tienen papeles, los que trabajan en negro, ni los precarios, ni lo parados. A ellos solo les importan las empresas del Ibex 35.






Temas relacionados

Espacio Público   /   #covid19    /   Pandemia   /   Coronavirus   /   Política Estado Español   /   Catalunya

Comentarios

DEJAR COMENTARIO