SUPLEMENTO

China y el poder de EE. UU.

POR LAS REVISTAS: TONY NORFIELD

CHINA
Ilustración: Mar Ned-Enfoque Rojo

China y el poder de EE. UU.

Tony Norfield es autor del libro The City, sobre el poder financiero de Londres y su rol en el orden imperialista, y publica el blog Economics of Imperialism. En esta nota, traducida especialmente para Ideas de Izquierda, que puede leerse completa en inglés en el blog del autor, analiza el poderío financiero de EE. UU. en relación a las disputas con China. Deja abiertos varios puntos para el debate, como el rol de las inversiones de China en los países dependientes y semicoloniales, al mismo tiempo que aporta elementos para balancear más sobriamente los puntos débiles y fuertes de China frente a EE. UU.

¿Puede China hacer frente al poder ejercido por los Estados Unidos en la economía mundial? A primera vista, eso parece poco probable. China es grande, pero el comercio mundial se realiza en dólares, y Estados Unidos tiene influencia económica, política y militar en todo el mundo. El resultado habitual de un recuento del poderío estadounidense es que su posición como hegemón es inexpugnable. Pero estas conclusiones pasan por alto la forma en que las medidas de su fuerza dependen de que el mundo se mantenga igual a como lo configuró la potencia norteamericana desde 1945. Si esto no ocurre, entonces esas medidas no serán tan importantes. Como cabría esperar, China ha estado respondiendo a los ataques de Estados Unidos, y es probable que el resultado de estas disputas fomente una división en la economía mundial.

Imagina que quisieras viajar de una ciudad a otra, pero la compañía de trenes no te quiere vender un boleto. Tampoco la compañía de autobuses. Ni se te permite comprar o alquilar un automóvil. Y que cualquiera que te vendiera o prestara una bicicleta sería multado o encarcelado. Con las licencias del caso, eso es similar a lo que le ha sucedido a Cuba, Venezuela, Irán, Corea del Norte y cualquier otro que no le guste a los Estados Unidos.

¡Cuidado si te metés con Estados Unidos! Entonces te resultará muy difícil “viajar” en la economía mundial, es decir, tener relaciones comerciales o financieras. No se trata solo de las sanciones que impone Estados Unidos; estas también son acompañadas en diversos grados por sus aliados en Europa, Japón y otros lugares. ¿Podría pasarle lo mismo a China? Ya ha ocurrido, pero hasta ahora solo de manera limitada.

Comienzo discutiendo dimensiones importantes del poder de los Estados Unidos en el mundo, centrándome en los aspectos económicos, comerciales y financieros. No trataré con las montañas de armamento estadounidense y sus medios de intimidación con bases militares mundiales, aunque estos son significativos. El resto del artículo trata sobre cómo el ascenso de China está remodelando la economía mundial y actuando como un punto focal alternativo para los Estados Unidos [1]. Muchos países están prestando atención a esto, incluso si a las potencias ’occidentales’ no les gusta.

Economía y comercio en el balance Estados Unidos-China

En los últimos años, la administración de Donald Trump en EE. UU. ha intensificado los movimientos contra China. Incluso si Trump no es reelegido en noviembre, es probable que los Demócratas no reviertan esta dirección de la política. Hemos visto aranceles más altos en las exportaciones de China, intentos de impedir que sus compañías reciban productos fabricados (o diseñados) en los EE. UU., particularmente en la esfera de la tecnología, así como presión sobre los aliados de los EE. UU. para que excluyan a Huawei y otras compañías chinas importantes de sus mercados domésticos por supuestos motivos de “seguridad” [2].

La importancia de China en la economía mundial significa que estas tácticas de exclusión no pueden extenderse fácilmente. Aunque la administración de EE. UU. ha anunciado, por así decirlo, un nuevo objetivo de eliminar a China de las cadenas de suministro que sus grandes corporaciones han estado utilizando de manera rentable durante décadas, incluso el Estados Unidos “grande de nuevo” debe saber que lograr esto llevaría muchos años.

Estados Unidos es la economía más grande del mundo. Con una población de unos 328 millones de personas, su PIB en 2019 fue de USD 21 billones. China tiene una población mucho mayor de alrededor de 1.400 millones de personas, pero un PIB menor, estimado en USD 14 billones. Sin embargo, China es el número dos del mundo y estará un poco más cerca de los EE. UU. cuando los USD 373 mil millones de Hong Kong se agreguen al producto de China. Ambos países tienen enormes mercados internos de interés para las empresas extranjeras, y cada uno tiene un volumen relativamente pequeño de comercio internacional en comparación con el PIB, lo que les da a sus economías nacionales un poco de aislamiento de los caprichos del mercado mundial. China y EE. UU. son los dos mayores exportadores e importadores mundiales de bienes, pero China está muy por delante de las exportaciones y EE. UU. lidera las importaciones.

Un informe del Banco de Inglaterra incluyó un cuadro interesante del comercio internacional de bienes, que muestra cómo China era más grande que los Estados Unidos en el comercio con Asia y América del Sur, y los Estados Unidos son más grandes que China con el resto de América del Norte y con Europa. Desafortunadamente, África quedó fuera de cuenta en este gráfico, pero el comercio directo de China con África en 2019 fue más de tres veces mayor que el de EE. UU.

El patrón comercial muestra que ya hay diferentes fortalezas relativas de los dos países en relación con el resto del mundo. La geografía explica de alguna manera esa diferencia, pero también hay que tener en cuenta cómo las empresas estadounidenses exportan desde fuera de los EE. UU., incluso desde China, y que muchos productos de China contienen componentes estadounidenses. China tiene un volumen mucho más pequeño de inversión extranjera directa y propiedad de compañías extranjeras, por lo que su papel en el comercio mundial es exagerado en comparación con los EE. UU. por esta simple imagen comercial de país a país.

Juegos de poder en mercado de divisas

El poder económico de Estados Unidos en el mundo se muestra más fácilmente en el mercado de divisas. Esto comprende una multitud de transacciones, generalmente transfronterizas, de bienes, servicios y flujos de dinero para comprar y vender acciones, bonos, commodities, inmuebles, etc. La mayoría de los productos que se comercializan internacionalmente, como el petróleo, el cobre, el trigo y el oro, tienen un precio en dólares estadounidenses, al igual que muchos productos industriales como aviones y productos químicos, y ni hablar de armas y drogas ilegales. Muchos países también tienen sus propias monedas atadas o con valores de flotación respecto del dólar, casi todos los bancos centrales tienen reservas de valores basados en dólares estadounidenses, y todas las compañías internacionales tienen cuentas bancarias en dólares. Como resultado, el dólar estadounidense participa en el 88 % de todos los intercambios entre una moneda y otra en el mercado internacional [3].

Esto le da al gobierno de los Estados Unidos más poder del imaginable. Si una persona o una empresa recibe dinero de una venta, o paga dinero para comprar algo, entonces ese dinero tiene que cambiar entre las cuentas bancarias del comprador y el vendedor. Cuando ese dinero es en dólares estadounidenses, la transacción tiene que pasar por el sistema bancario de los Estados Unidos, tal vez indirectamente, incluso si el comprador y el vendedor no se encuentran en los Estados Unidos. Así que, si al gobierno de los EE.UU. no le gusta usted, su empresa o su país, puede bloquear su capacidad de utilizar el sistema bancario de los EE.UU..

Eso lo excluiría de los canales habituales del comercio mundial y las transacciones comerciales internacionales. Puede haber otras formas de evitar el dólar por completo y realizar una transacción, pero probablemente será más costoso. Y también correrán el riesgo de que el gobierno de los EE. UU. utilice otros medios de intimidación, por ejemplo, cuando imponga una multa a cualquier banco que procese una operación que lo involucre a usted y amenace con impedir que ese banco opere en los EE. UU. Esta es una de las formas en que los objetivos políticos de la administración de los Estados Unidos se alcanzan gracias a su poder e influencia económica, sin necesidad de disparar armas.

El centro de gravedad

No solo el dólar es, con mucho, la moneda global más utilizada, sino que EE. UU. también tiene los mercados más grandes de valores financieros, es decir, bonos, acciones, futuros y contratos de opciones [4]. Los mercados estadounidenses son el centro de gravedad del capitalismo mundial. Aunque la mayor parte de las transacciones en los mismos se realizan dentro de los Estados Unidos, los vínculos en el sistema global significan que se filtran rápidamente a otros países. Es por eso que los informes de noticias financieras se centran más en las decisiones de política del banco central de los EE. UU., la Reserva Federal, y los altibajos de los mercados bursátiles de los EE. UU. Generalmente tienen impacto en el resto del mundo.

La Bolsa de Nueva York es el mercado de valores más grande por lejos, con una capitalización de casi USD 23 billones a fines de 2019. Nasdaq, también en Nueva York, fue el segundo más grande, con una capitalización de casi USD 11 billones. El siguiente en la línea fue la Bolsa de Valores de Tokio de Japón, con solo USD 5,7 billones, mientras que Londres tiene menos de USD 5 billones.

Solo cuando las tres bolsas de valores de China, en Hong Kong, Shanghái y Shenzhen, se toman juntas, se acercan a los EE. UU. A fines de 2019, sus capitalizaciones totales de mercado ascendieron a alrededor de USD 10,5 billones. Sin embargo, las bolsas chinas tienen un número ligeramente mayor de corporaciones cotizadas, unas 5.900 en comparación con un poco más de 5.300 en los dos mercados estadounidenses [5].

La importancia de esta cuestión no es solo financiera. Por ejemplo, la capitalización de mercado de una empresa, el valor total de sus acciones, indica la influencia potencial que la empresa tiene en el mercado en general. Una mayor capitalización significa que puede pedir prestados fondos de los bancos con mayor facilidad, emitir bonos para obtener fondos o usar sus propias acciones como medio de pago en sus adquisiciones de otras compañías. Microsoft y Google se destacan aquí, habiendo hecho cada una de ellas más de 200 adquisiciones de rivales reales o potenciales, o de compañías que los ayudarán a construir una posición monopólica en el mercado.

En su mayoría, las empresas estadounidenses figuran en los primeros puestos de los ranking por capitalización de mercado. En los últimos años, ahí se ubican las grandes corporaciones tecnológicas como Apple, Amazon y Microsoft, cada una con más de USD 1 billón. Alibaba y Tencent de China son las dos únicas compañías no estadounidenses en este rango superior, pero con valoraciones de la mitad que las de las corporaciones estadounidenses más grandes.

Los mercados financieros magnifican el poder económico de los Estados Unidos. El mercado de valores de los Estados Unidos no solo presenta a sus corporaciones muchos miles de millones de valor de mercado, sino que ese valor también está denominado en dólares estadounidenses, una moneda fácilmente aceptable en la mayor parte del mundo. En términos globales, es “dinero real”. A las corporaciones que quieran hacerse cargo de otra les será más fácil hacerlo con dólares estadounidenses que euros, yenes japoneses o libras esterlinas, y ni qué hablar con dólares australianos o coronas noruegas. Además de su tamaño, liquidez y acceso a fondos, eso explica el atractivo para las compañías de cotizar en el mercado de valores de EE. UU.

Tu dinero no es bueno aquí

Casi todas las medidas utilizadas para resaltar el poder económico de los EE. UU. dependen de un vínculo con el sistema basado en el dólar, como ocurre por ejemplo con la dominación del dólar en el mercado global de divisas, los enormes valores de capitalización de las corporaciones estadounidenses y la escala e influencia de los mercados financieros estadounidenses. Pero, ¿qué pasa si algo sacude los cimientos de este poder y el sistema global comienza a tomar una forma diferente?

Hasta ahora, el ascenso de China ha sido evidente en las cifras de producción y comercio. En comparación, su desarrollo en el ámbito más financiero ha sido limitado, pero echemos un vistazo a algunos de estos números y lo que significan.

El dólar estadounidense rige el sistema FX, con un 88 % de la facturación diaria de USD 6,6 billones que involucra al dólar en un lado de la transacción. En comparación, incluso el euro está solo en el 32 %, y la moneda de China, el renminbi, está en solo el 4 % [6]. Sin embargo, el 38 % del volumen total del comercio de divisas se realiza entre los propios bancos negociadores, y el 55 % entre bancos y otras instituciones financieras, incluido el 9 % con fondos de cobertura y otros especuladores. ¡Solo el 7 % del comercio de divisas se realiza con empresas no financieras! ¿Qué pasaría si el trato financiero internacional fuera menos importante, especialmente en valores estadounidenses? Esto pone en duda la solidez de la posición preeminente del dólar en los mercados de divisas y en el mundo en general.

Algo similar se aplica al poder financiero de las grandes corporaciones estadounidenses. Por ejemplo, con una capitalización de mercado de alrededor de USD 1,6 billones cada una a mediados de julio, parece que Amazon, Apple y Microsoft pueden hacer casi lo que quieran: comprar cualquier empresa rival en ciernes, ejecutar una política de precios predatoria, o extender más sus posiciones monopólicas en otras formas. Pero así como el precio de las acciones de una empresa puede colapsar cuando sus perspectivas ya no se ven tan optimistas como antes, también lo puede hacer su aparente poder financiero si no puede operar como quiere y encuentra que sus mercados se restringen.

Hasta ahora nada de esto afectó mucho a las grandes corporaciones estadounidenses, aunque se han enfrentado a más limitaciones de las que les gustaría para operar en China. No han podido competir bien con los campeones nacionales Alibaba (comercio electrónico, sistemas de pagos, finanzas), Baidu (motor de búsqueda) y Tencent (varias operaciones, desde videojuegos hasta comercio electrónico y finanzas). La bota está en el pie opuesto, ya que las grandes empresas de China han sido expulsadas de los EE. UU. y enfrentan restricciones en los mercados de sus aliados. Sin embargo, eso podría cambiar si la estructura de los mercados mundiales dominada por Estados Unidos se altera, un desarrollo que ya está en marcha.

Mundo en flujo

China se ha preparado contra la hostilidad de Estados Unidos durante años. Eso no requirió mucha visión estratégica, dados los numerosos informes al Congreso de los Estados Unidos quejándose de la “amenaza” china, es decir, la amenaza a la hegemonía estadounidense en la economía mundial, no simplemente un cálculo militar. Tres proyectos internacionales han sido clave: el proyecto “One Belt One Road” lanzado en 2013, ahora llamado “Iniciativa del cinturón y la Ruta de la seda” (BRI); el Banco Asiático de Inversión en Infraestructura (AIIB), lanzado por China en 2013-14, y el Banco de Desarrollo BRICS, ahora llamado Nuevo Banco de Desarrollo (NDB), propuesto en 2013-14 y puesto en marcha en 2015.

El NDB tiene su sede en Shanghai e inicialmente contó con el apoyo entusiasta de todos sus miembros fundadores, Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica (de ahí BRICS). Representan el 20 % del PIB mundial y el 40 % de la población mundial, y el NDB parecía que se convertiría en un gran jugador en las finanzas del desarrollo. Pero parece haber tenido poca actividad en los últimos años, aunque ha habido importantes acuerdos bilaterales separados entre China y Rusia y entre China e Irán [7].

Al menos en parte, esto se ha debido a las renovadas tensiones entre India y China, la última sobre su frontera compartida en el noroeste de India y la prohibición de la India sobre el uso de 59 aplicaciones telefónicas chinas, incluido TikTok. La elección de Bolsonaro en Brasil, que criticó las inversiones de China en el país, es otro factor. Más importante aún, en los últimos años, tanto India como Brasil han estado más bajo la influencia de los Estados Unidos y más contrarios a China en sus posicionamientos. Bolsonaro incluso ha tratado de emular a Trump a este respecto, como lo ha hecho en su manejo desastroso de la pandemia de coronavirus.

El Banco Asiático de Inversión en Infraestructura (AIIB) estuvo más activo, y ahora tiene más de 100 países miembros. No es sorprendente que Estados Unidos no se haya unido, pero varios de sus aliados cercanos sí, incluidos el Reino Unido y Australia. Es un punto discutible si estos últimos estaban desafiando a los EE. UU., o si veían unirse como un medio para vigilar lo que China estaba haciendo, aparte de no querer estar en el exterior para licitar por nuevos contratos. China representa casi el 30 % del capital de AIIB de USD 100 mil millones y el 26 % del poder de voto. Desde 2016, este banco ha financiado una serie de proyectos de electricidad, energía y carreteras en Filipinas, Bangladesh, Pakistán, India, Indonesia, Egipto, Turquía y otros lugares.

Cinturón y ruta

La Iniciativa del Cinturón y la Ruta de la Seda es un plan mucho más serio de China. Ha involucrado a más de 130 países en sus proyectos, y unas 30 organizaciones internacionales. La idea básica es desarrollar puertos, rutas de envío, carreteras y otra infraestructura, incluidas las redes eléctricas de alto voltaje, en una vasta empresa que abarcará los próximos 30 años.

El alcance del plan se puede ver en la siguiente imagen, donde sus rutas corren alrededor de Asia y Europa y se extienden hacia el este de África. Podría considerarse el comienzo de un área de mercado único, pero aún no está cerca de eso. Aunque se han realizado acuerdos de comercio, inversión y tránsito con otros países a lo largo de las rutas, esos países a menudo pueden tener un enfoque cauteloso para tratar con China.

Europa, en particular, es cautelosa. No solo porque los poderes relevantes no están acostumbrados a que un “país en desarrollo” tenga tanta influencia, sino también porque han estado dentro de la esfera de influencia de los Estados Unidos. Sin embargo, están cada vez más preocupados por eso, dado el enfoque unilateralista de “America First” de Trump que también ha apuntado contra sus industrias con aranceles de importación adicionales, y su temor al papel de las corporaciones “Big Tech” de EE. UU. Si bien se han unido en algunos movimientos para frenar a las empresas chinas, esto ha sido solo hasta cierto punto hasta ahora.

Como líderes políticos de la Unión Europea, Alemania y Francia tendrán que decidir qué camino tomar. Sin embargo, ese proceso llevará algún tiempo en desarrollarse. Por el momento, están trabajando para tratar de cohesionar la propia UE a medida que el Reino Unido se va, y esperan que la UE pueda desempeñar el papel de ser un actor independiente en la economía mundial.
El Reino Unido, ex UE y ex mucho más, está mucho más vinculado a los Estados Unidos.

El proyecto de El Cinturón y la Ruta es muy importante para China, y los oponentes pueden considerarlo simplemente como una herramienta con la que asegura rutas seguras para sus exportaciones e importaciones. También ha tenido una cobertura mediática negativa debido a indicios de acuerdos desiguales, proyectos que han llevado a un gran endeudamiento para el país en cuestión u otros en los que se alega que un puerto comercial es una cobertura para una posible base naval china (como en Sri Lanka ), o por la posible toma de posesión por parte de China en caso de que la deuda no se pueda pagar.

La evidencia que he visto apunta a una evaluación más positiva. Al menos algunos de los problemas con los proyectos se han debido tanto a la corrupción local como a cualquier delito menor chino. También vale la pena señalar que los planes de desarrollo de infraestructura de China a menudo incluyen la construcción de escuelas y hospitales, así como la mejora del suministro de energía. El BRI debería actuar para integrar áreas más aisladas en la economía mundial, acelerar en gran medida la logística, los viajes y el transporte, y ayudar a estas regiones a crecer. No está en los intereses a largo plazo de China que las regiones y países que cooperan se conviertan en simples páramos endeudados.

Hong Kong menos importante para China ahora

A medida que creció la ansiedad y la casi histeria de los Estados Unidos sobre China, ha surgido otra oportunidad para hacer travesuras, en Hong Kong, especialmente desde principios de 2019. Ha habido protestas generalizadas en esta “región administrativa especial” de China contra la introducción de leyes que aumentar la autoridad de China continental y potencialmente suprimir la disidencia y la oposición a la política gubernamental. Aunque lideradas principalmente por estudiantes, las protestas claramente contaron con el apoyo de una gran parte de la población de Hong Kong.

Obviamente Beijing no se tomó muy bien esto, y sus alarmas de paranoia sonaron con fuerza cuando algunos manifestantes exhibieron banderas estadounidenses y pidieron que EE. UU. imponga sanciones a Hong Kong para obligar a China a abandonar sus propuestas (EE. UU. ahora lo ha hecho).

El sistema político de China es autoritario, pero no se debe caer en la hipocresía de las potencias occidentales lamentando la amenaza a una tradición de democracia en Hong Kong. Antes de las conversaciones del Reino Unido con China en 1984 sobre la entrega de Hong Kong en 1997, no había signos de democracia, sino un Consejo Legislativo oligárquico, un órgano asesor del Gobernador británico. Las elecciones plenas a este Consejo solo comenzaron en 1995. Entonces, la “democracia” comenzó a introducirse justo antes de que Gran Bretaña perdiera su colonia después de 99 años.

¿Cuál será la política de China hacia Hong Kong ahora? Para responder a esta pregunta, vale la pena señalar el papel que ha desempeñado en relación con China.

Cuando era una colonia británica, Hong Kong se especializó como un centro de negocios en Asia, con una gran operación portuaria y un gran sector financiero. A medida que China creció como una base de producción global, particularmente desde la década de 1980, Hong Kong también prosperó como la puerta de entrada “occidental” a China, con acuerdos transfronterizos en auge. A su vez, China utilizó Hong Kong para adquirir experiencia en los mercados internacionales, desde la mejor manera de administrar un puerto hasta cómo administrar la banca y las finanzas.

Hong Kong es ahora menos importante para China de lo que parece. Su PIB es menos del 3 % del de China continental, y sus 7,5 millones de personas podrían considerarse apenas un error de redondeo en comparación con el total de China. Sin embargo, es políticamente inconcebible que China permita que Hong Kong se vuelva completamente “independiente” o se separe. En caso de continuas protestas sobre el gobierno de China continental, una política mucho más probable sería reducir lentamente la dependencia económica remanente que China tiene de Hong Kong. Sin duda, esto está en la mente de algunos residentes de Hong Kong, no todos los cuales son anti-Beijing.

La población de Hong Kong tiene niveles de vida significativamente más altos que el promedio en China continental, y los millonarios en dólares estadounidenses representan un sorprendente 7 % de la población. Tales factores habrán influido en el movimiento de protesta en Hong Kong, y también ha habido muchos indicios de que los locales se resienten de los continentales. Algunos de estos últimos han sido atacados por ser supuestamente leales a Beijing; otros se han enfrentado a la oposición de los locales que sintieron que su presencia estaba haciendo subir los precios y los alquileres. Creo que el miedo a una "nivelación" económica es al menos un factor tan significativo en las protestas como cualquier llamado a los derechos democráticos.

Una forma de juzgar la capacidad de China de marginar a Hong Kong, si lo desea, es considerar su importancia como puerto. Una lista de los principales puertos mundiales de contenedores (los contenedores son críticos en el comercio de mercancías) tiene a China continental con seis en el top 10. El puerto de Hong Kong es grande, pero ocupa el puesto número siete y tiene aproximadamente la mitad del tamaño de Shanghái que está en el primer puesto. Shenzhen, en el número tres y también más grande que Hong Kong, está a solo unos 15 kilómetros de Hong Kong (¡aunque un poco más lejos para viajar por mar!).

Fuera de control

Las rivalidades en la economía mundial pueden traer resultados inesperados, especialmente cuando el país antes presuntamente desfavorecido ahora puede resistir proactivamente. El orden mundial ya no es del todo uno donde, como lo expresó Bob Dylan, “estás bailando con quien te lo piden, o no bailas en absoluto”. Está por verse hasta qué punto China puede construir alianzas estables para un área económica que limite la interferencia de Estados Unidos, y si también esta se volverá opresiva. Pero mientras tanto, ha ofrecido a muchos países una alternativa al modelo de desarrollo de los países ricos, que es uno que ha mantenido pobres a los países pobres.

Las perspectivas de los poderes de la anglosfera no son buenas. La idiotez política nacida de generaciones de arrogancia ahora se suma a sus dificultades para navegar en un mundo que está cambiando cada vez más fuera de su control. Los ejemplos de sus respuestas recientes a la tecnología china resumen su problema. Huawei de China produce productos 4G y 5G muy buenos y más baratos, incluyendo infraestructura y teléfonos inteligentes, y ByteDance también tiene una popular aplicación de medios, TikTok. En lugar de decir, “tenemos algo aún mejor”, Estados Unidos y otros responden alegando, sin evidencia, que representan un riesgo para la seguridad y que los productos chinos deben ser rechazados.

Por el contrario, Alemania, la más productivista de las potencias europeas, ha mostrado más entusiasmo por los desarrollos liderados por China que otros. La Iniciativa Belt and Road ya tiene una importante salida en Duisburg, el puerto interior más grande del mundo, donde es la primera parada europea para el 80% de los trenes chinos:

Cada semana, alrededor de 30 trenes chinos llegan a una gran terminal en el puerto interior de Duisburg, sus contenedores están llenos de ropa, juguetes y dispositivos electrónicos de alta tecnología de Chongqing, Wuhan o Yiwu, o transportan autos alemanes, whisky escocés, vino francés y textiles. desde Milán hacia el otro lado [8].

El principal problema de Duisberg parece ser que “por cada dos contenedores llenos que llegan a Europa desde China, solo uno se dirige hacia el otro lado, y el puerto solo gana una quinta parte de la tarifa de los contenedores vacíos que deben enviarse de regreso a China”.

En el otro extremo de la línea, otra empresa alemana, BMW, elogió los conocimientos técnicos de China:

La industria automotriz está experimentando una gran transformación impulsada por el desarrollo tecnológico. En medio de la modernización y transformación industrial, necesitamos mantener una mente abierta y colaborar con las potencias de innovación chinas sobresalientes [9].

Por decir lo menos, estas cosas sugieren que la creciente importancia de China en la economía mundial será difícil de frenar para Estados Unidos.

Traducción: Esteban Mercatante

VER TODOS LOS ARTÍCULOS DE ESTA EDICIÓN
NOTAS AL PIE

[1Otros artículos en los que analicé las relaciones entre EE. UU. y China son este de mayo de 2011 donde discuto las crecientes tensiones estratégicas y este de abril de 2019 sobre la competencia económica y tecnológica. También en este otro de septiembre de 2019 sobre las posiciones relativas de Grandes potencias. Cubro la pandemia de coronavirus aquí.

[2Estados Unidos pone mucho énfasis en los vínculos, reales o supuestos, entre las principales empresas chinas y el Partido Comunista Chino, los militares, etc. Por razones sobre las que solo especularía un malvado comunista, parece olvidar que Amazon, Google y miles de otras corporaciones estadounidenses, no solo los productores de armas, obtienen una gran cantidad de fondos y contratos regulares del gobierno de EE. UU., la CIA y el Pentágono.

[3Ver el artículo “El mercado de divisas y el imperialismo”, del 7 de octubre de 2019, para obtener más detalles sobre el papel del dólar estadounidense en comparación con otras monedas.

[4Aunque Londres es el mercado más grande para negociar en moneda extranjera y para swaps de tasas de interés.

[5Ambos totales incluirán algunas compañías que cotizan en más de un mercado. Casi el 20 % de las empresas en las dos bolsas de EE. UU. son empresas extranjeras; no hay una cifra comparable disponible para China, pero es probable que sea mucho menor.

[6Los acuerdos de divisas involucran dos monedas, por lo que al sumar las participaciones de todas las monedas negociadas tendríamos 200%, no 100%.

[7En contra de las sanciones de Estados Unidos, en julio de 2020, China e Irán han elaborado un acuerdo que abarca el comercio, la inversión y la cooperación militar. Ver New York Times, “Desafiando a los EE.UU., China e Irán aproximan una asociación militar y comercial”, 11 de julio de 2020. Esta cooperación Irán-China ha estado en marcha durante varios años. Notablemente, la mayoría de los pagos entre China e Irán, si no todos, excluyen el dólar estadounidense.

[8The Guardian, “Germany’s ‘China City”, 1 de agosto de 2018.

[9Comentario de Jochen Goller, presidente y CEO de BMW Group Región China, Asia Times, 6 de julio de 2020.
CATEGORÍAS

[Tony Norfield]   /   [Imperialismo]   /   [Traducciones]   /   [China]   /   [Hong Kong]   /   [Estados Unidos]   /   [Economía Internacional]   /   [Internacional]   /   [Economía]

COMENTARIOS