Mundo Obrero

PANDEMIA Y PRECARIZACION LABORAL

En el resto bar Frawens de La Plata despiden y chantajean a los trabajadores por $9000

El reconocido restobar ubicado en el centro platense despidió a los trabajadores de una de sus franquicias y les “ofreció” pagarles el último sueldo a condición de firmar un convenio de desvinculación laboral donde renuncian a cualquier tipo de reclamo legal.

Domingo 31 de mayo | 12:41

El domingo 17 de mayo fue noticia que el local comercial de la franquicia Frawens ubicada en la esquina de calle 8 y 54 del centro platense cerraba definitivamente sus puertas.

Como muchos negocios en la ciudad en medio de la pandemia y del aislamiento social obligatorio decretado por el gobierno nacional, deciden bajar las persianas sin dar mayores precisiones de la situación en que quedan sus empleados.

Desde La Izquierda Diario pudimos conversar con algunos trabajadores que contaron en detalle la situación laboral en dicho comercio. Preservamos la identidad de los protagonistas por razones de seguridad.

Precarización y explotación S.A.

El restaurante Frawens de calle 8 y 54 figura legamente como Brand Food S.A., el dueño es Alejandro Aguirre pero está a nombre de esta sociedad anónima. El “recurso legal” es utilizado por los empresarios explotadores para ir pasando de un comercio a otro, teniendo trabajadores en negro y dejándolos en la calle sin nada cuando deciden cambiar de nombre de S.A. o cerrar definitivamente.

“El dueño siempre se manejaba por intermediarios, lo vimos una sola vez en el local y ni se presentó. No había relación, él siempre mandaba a alguien a ver la situación del local o para informarnos de cosas relacionadas al trabajo”, relata uno de los empleados y explica: entré hace 2 años y medio en Frawens, éramos seis empleados en dos turnos de 7hs de lunes a sábado. Éramos encargados, bacheros, mozos, cafeteros, etc. Muchas veces desempeñábamos varios roles diferentes en el mismo turno. Estábamos en negro, ganábamos muy poco y nunca nos aumentaron. Cuando entré me pagaban $4.500 y hasta el año pasado ganaba $9.000. A veces nos daban un plus de $1.500, o sea que trabajábamos por casi nada”.

Podés leer: La Plata: cerró el restaurante Frawens y adeuda dos meses de sueldos

La mayoría de los comercios donde pasan miles de jóvenes en el país tienen estas maneras de contratación de precariedad, sin ningún tipo de control del Estado.
En los testimonios queda claro el manejo de estos empresarios "emprendedores" que, lejos de tener pequeños negocios, son dueños de cadenas enteras. A esto hizo alusión otro de los empleados: “Alejandro Aguirre es dueño de los Frawens de 9 y 50, 9 y 47 y 8 y 54, de todas las cervecerías Fussen y de Casa Frawens, que es el salón de eventos. También es dueño de Boutique de Pizzas de 10 y 50; tiene varios locales en La Plata y City Bell”.

Podría suponerse que no le va tan mal como para exponer a las condiciones en que tiene a sus empleados.

Cierre, despidos y chantaje

Un tiempo antes del cierre definitivo, promediando el mes de abril, Aguirre y compañía deciden desligarse de sus trabajadores y finalizar la irregular relación laboral. “La situación cuando nos despidieron fue así: nos notificaron para cobrar el sueldo de marzo pero nos dijeron que nos pagaban solo si firmábamos un papel que decía que nos daban $9.000 si desistíamos a reclamar lo que nos correspondía, si renunciábamos a todo derecho legal”. Esto no es una negociación, es liso y llano chantaje; para que los empleados accedan al sueldo trabajado que les correspondía los obligaban a firmar una renuncia a sus derechos. Presionar a los trabajadores para que resignen sus demandas y acepten las condiciones impuestas por la patronal en medio de una pandemia y jugando con sus necesidades.

Contrato de desvinculación laboral.
Contrato de desvinculación laboral.

“Hasta nos dijeron que van a abrir otro local donde estaba Frawens de 8 y 54, dónde estábamos nosotros, pero con su propia gente. ´Voy a decretar la quiebra y cambiar de firma para que no agarren un peso´, nos enteramos que dijo. Así que abrirían otro local aparentemente con distinto nombre, otra sociedad anónima, con otra gente “, relata otro de los trabajadores.

Es común entre los trabajadores y trabajadoras que pasaron por comercios, gastronomía, cervecerías y demás negocios del estilo, haber sufrido estas situaciones, la manera en que los dueños se aprovechan y se manejan con total impunidad para pagar salarios de miseria, con contratos basura y despedir sin dar mayores justificativos. A la vista de todos está y se naturaliza que así sea. Como pasó con los trabajadores de la histórica confitería Paris que fueron despedidos por WhatsApp, hecho reflejado en este medio.

Situaciones donde el Estado hace la vista gorda con los empresarios porque además es garante de la misma precarización. Como paso también con los empleados del Restobar Malvinas, la República de los Niños o los trabajadores tercerizados que abundan en diversos ministerios.

Te puede interesar: Más de un centenar de jóvenes precarizados protestan en el Ministerio de Trabajo en La Plata

Por esto, hace semanas que diferentes sectores de jóvenes trabajadores precarizados pusieron en pie una coordinadora en defensa de sus derechos llamada Red de Trabajadores Precarizados e informales, que junto al acompañamiento del Centro de Profesionales por los Derechos Humanos ( CeProDH) vienen denunciando estas situaciones y exigiendo una resolución favorable a estos conflictos y también un reconocimiento a miles de pibes y pibas perjudicados por las empresas en medio de la pandemia, además del cobro de un IFE de $30.000 para todos los que no tengan ingresos o los tengan por debajo del salario mínimo.






Temas relacionados

#CuarentenaSinDespidos   /   Covid-19   /   Pandemia   /   Coronavirus   /   Precarietat laboral   /   Juventud precarizada   /   Conflictividad laboral   /   Mundo Obrero

Comentarios

DEJAR COMENTARIO