Política Estado Español

DEBATE CUP

Lucha Internacionalista considera que los documentos de la CUP abandonan la doble ruptura

Reproducimos el comunicado de prensa de Lluita Internacionalista sobre los debates en la CUP sobre su propuesta para las próxima elecciones catalanas.

Lunes 19 de octubre de 2020 | 16:27

Lucha Internacionalista forma parte, desde 2012, de coaliciones electorales con la CUP, primero como CUP-Alternativa d’Esquerres y luego a CUP-Crida Constituent. También a nivel estatal, en la CUP-Per la Ruptura.

Ante las próximas elecciones estamos también discutiendo con la CUP para ver si tenemos coincidencia en los dos ejes que nos han traído hasta aquí: la ruptura con el Estado de la Monarquía en defensa de la autodeterminación, y la ruptura con el capitalismo para responder a las necesidades sociales.

A nuestro entender, los documentos presentados para el debate interno no recogen esta doble ruptura, sino que plantean un paso atrás en los dos ámbitos. La orientación para el problema nacional se resume en repetir otro referéndum y abrir la puerta a entrar en el gobierno; mientras en el terreno social se plantea entre otras cosas, «repensar el capitalismo». No compartimos ninguna de estas cosas y así lo hemos expresado en los organismos en los que participamos.

El referéndum que se pueda plantear no podrá ser sino unilateral y éste ya se hizo el 1 de Octubre: difícilmente aquella hazaña se pueda volver a repetir. El Estado deja claro, con el «gobierno más progresista», que es monárquico y que no reconoce el derecho de autodeterminación, y por tanto, de la mesa de diálogo de ERC no saldrá ningún referéndum pactado sino sólo desánimo y desmovilización. El referéndum se hizo el 1-O y la República catalana fue proclamada. Lo que falta es implementarla: esto lo puede hacer una mayoría parlamentaria, y no hace falta ningun referéndum. Pero el elemento determinante no es si ganan los «independentistas» en el Parlamento -que es importante-, sino si hay la fuerza en la calle para hacerlos votar, enfrentar el estado y salir adelante. El 15 de febrero, aunque se logre el mantra del 50% de votos por la independencia que proclaman ERC, JxCat y PdCat, no cambiará nada por arte de magia, si no existe la fuerza de la calle. Conseguirla debe ser el objetivo del próximo período, para lo que es necesario que la CUP-CC esté insertada en las luchas y las impulse.

Para tener esta fuerza, es necesario «ampliar la base», que dice ERC. Pero esto sólo se hará respondiendo a las necesidades de las trabajadoras y sectores populares, que la crisis de la Covid-19, sobrevenida a la crisis económica preexistente, han llevado a una situación dramática. Esto no se puede hacer de la mano de un gobierno de JxCat o PdeCat / ERC que paga fortunas a la sanidad privada en plena pandemia, que privatiza -con el voto en contra del Parlamento- los rastreadores, o intenta profundizar la privatización de los servicios públicos con la fallida Ley Aragonés. No se puede hacer con quien, junto con los Comuns, aprueba presupuestos en pleno confinamiento que niegan la recuperación de los recortes de enseñanza y sanidad ¡e incluso el 5% de los sueldos de los sanitarios! No se puede ser cómplice del gobierno de la Generalitat que permite el cierre de Nissan y el despido de miles de trabajadoras y trabajadores de las subcontratas, que permite la desertización industrial en el Penedès, sin ni siquiera interponer multas o expropiaciones sin indemnización ni recuperar las subvenciones millonarias de dinero público que se embolsaron. El capitalismo que nos ha llevado hasta esta situación, no se puede «repensar». Hay que poner en el centro la defensa de las medidas de choque necesarias para atender las necesidades sociales, dejando de pagar la deuda y subiendo impuestos, cosas que no se pueden hacer desde un gobierno de la mano de JxCat, PdeCat y ERC.

Por todo ello, desde Lucha Internacionalista, hemos propuesto los 12 puntos que adjuntamos -repitiendo el método de las coaliciones anteriores- como base para debatir y volver a encontrarnos en los puntos de ruptura que nos han unido todos estos años. Creemos que es imprescindible que la CUP-CC sea el embrión de la alternativa que hay para las trabajadoras y sectores populares de Catalunya.

Lucha Internacionalista
18/10/2020

Propuesta de puntos para un acuerdo electoral reivindicando la doble ruptura

1. Ruptura con el marco jurídico y político estatal representado por la monarquía borbónica y la Constitución española de 1978 que permitan hacer efectiva la República catalana. La implementación efectiva de la república no vendrá de unas negociaciones imposibles con el estado para que reconozca el derecho de autodeterminación, sino mediante la construcción de las mayorías obreras y populares y su movilización sostenida contra el estado. Conquistar estas mayorías para la república catalana implica darle un fuerte contenido social y anticapitalista, lo que obliga a una política de independencia de clase opuesta a la que ERC y JXC han venido reiteradamente aplicando. Reconocimiento del derecho a la autodeterminación de los Països Catalans.

2. Contra la represión. Amnistía para las cerca de 3.000 luchadoras represaliadas. Por la derogación de la Ley Mordaza y la disolución de la Audiencia Nacional y la Guardia Civil. Disolución de la BRIMO. Retirada de todos los cargos puestos por la Generalitat contra luchadores/as.

3. Poniendo la vida en el centro, revertir los recortes y privatizaciones. Recuperación de la gestión directa y pública de los servicios públicos.
a. Recuperación de titularidad, gestión y provisión de todos los centros del SISCAT (Sistema Sanitari Integral d’Utilització Pública de Catalunya). Personal y recursos a hospitales y a atención primaria: estabilidad y dignificación de los sueldos. Sanidad universal sin restricción, incluido el derecho al aborto.
b. Supresión de conciertos educativos. Por una educación pública, gratuita y de calidad, con el profesorado y los recursos económicos y sanitarios necesarios.
c. Gestión pública directa de la atención social, bastante de subcontratas y externalizaciones. Titularidad y gestión pública de las residencias de ancianos.

4. En favor de las clases populares, contra las desigualdades, un plan de choque ante la actual situación de emergencia que incluya medidas para detener los desahucios, y los cortes de suministro. Aplicación inmediata, como mínimo, de la ley de regulación de los alquileres, y expropiación de pisos vacíos para formar un parque de vivienda pública de alquiler. Nacionalización / municipalización con control público y democrático de los sectores estratégicos, como agua, transportes, comunicaciones y las fuentes de energía, con las transformaciones necesarias para ir hacia una sociedad ecológica.

5. Nos oponemos a la destrucción de nuestro tejido productivo, que nos lleva a la dependencia y la precarización de los y las trabajadoras. Prohibición de despidos, llegando a la nacionalización bajo control obrero de aquellas empresas que pretendan cerrar, orientando la producción a resolver las necesidades sociales de manera sostenible y dando forma a un tejido productivo ecológico y respetuoso del medio. Redistribución de la jornada laboral sin rebaja salarial para acabar con el paro. Contra cualquier discriminación salarial. En defensa de salarios y pensiones habrá que abordar la suspensión de las leyes surgidas del actual marco jurídico y político, entre las cuales las leyes de reforma laboral y el Pacto de Toledo y la reforma de las pensiones, que fomentan la actual precariedad de los y de las trabajadoras.

6. Por la soberanía económica. No al pago de la deuda: primero las personas que los bancos. Hace falta dinero para el plan de choque que atienda las necesidades de los sectores populares y en invertir en sanidad, educación, servicios sociales y generar puestos de trabajo públicos y dignos, para trabajadores y trabajadoras sin diferencia de género, edad, ni lugar de origen. Mientras dure la pandemia y sean necesarios confinamientos: renta básica de cuarentena que garantice el sueldo durante el confinamiento, incluidas aquellas trabajadoras de trabajos no regulados. Contra la corrupción y el fraude fiscal, contra el control financiero y especulativo de la actividad económica, por una fiscalidad igualadora al servicio del trabajo, luchando por un nuevo modelo de relaciones sociales y económicas socialista, que tenga como objetivo resolver las necesidades del pueblo. Nacionalización de la banca. Una banca pública al servicio de la sociedad.

7. Plenos derechos políticos, económicos, sociales y de género de las personas inmigrantes, en pie de igualdad con el resto de la población, con el consecuente impulso de la derogación de la ley de extranjería. Cierre de los CIES. ¡Regularización ya!

8. Construir una sociedad no patriarcal, sin desigualdades entre hombres y mujeres, ni discriminaciones por motivos de opción sexual, identidad o expresión de género. Garantizar el derecho al aborto libre y gratuito y desarrollar medidas inmediatas para detener las violencias contra las mujeres, el reconocimiento del trabajo de cuidados con servicios públicos de calidad y aplicación en todos los ámbitos de políticas feministas y de liberación lésbico, gay, bisexual, intersexual y transexual. Ni precariedad ni feminicidios.

9. «Salvemos el planeta, aplastar el capitalismo», porque lo uno lleva al otro también en nuestro país. Soberanía alimentaria, banco público de semillas y tierras, control de precios. En defensa del territorio, nacionalización de peajes y detener la privatización de infraestructuras. Por una transición energética hacia un modelo público, diversificado, ecológico y sostenible. Por una nueva movilidad, red de transporte público ecológico, control de flujos turísticos y reducción emisiones aviones y cruceros

10. La ruptura con el régimen heredero del franquismo no lo conseguiremos solos, sino que hay que trabajar por un frente de trabajadoras y pueblos a nivel estatal que la enfrente, desde la defensa del derecho a la autodeterminación y un acuerdo de medidas anticapitalistas (doble ruptura). Es la única base posible de relaciones solidarias entre pueblos libres e iguales.

11. Asimismo, trabajaremos por una Europa solidaria de trabajadoras y de pueblos libres, que supere las estructuras de dominación política, económica y militar actual de la UE, el BCE / FMI / BM y la OTAN. Buscaremos la relación con aquellas organizaciones con las que compartimos estos objetivos.

12. La candidatura no endeudará con ninguna entidad financiera y ejercerá una transparencia máxima en relación a sus cuentas. Sus representantes actuarán de acuerdo con unos principios éticos que no permitan la utilización de la política como carrera personal e individual en beneficio propio ni la concentración de cargos y se les podrá revocar en cualquier momento. Tanto las personas electas como las liberadas cobrarán unos ingresos mensuales no superiores a dos veces y media el salario mínimo.

13/10/2020
Lucha Internacionalista






Comentarios

DEJAR COMENTARIO