Mundo Obrero

17 DE OCTUBRE

Ranking: las paritarias de ajuste de Alberto Fernández

La mayoría de los acuerdos paritarios se firmaron por un aumento inferior a la inflación estipulada hasta fin de año. Se profundiza el ajuste de los últimos cuatro años. Los grandes empresarios preparan una nueva ofensiva contra las condiciones de vida de las amplias mayorías.

Viernes 16 de octubre | 20:19

Por estos días asistimos a una furibunda campaña empresarial que exige una salida devaluatoria que licue los salarios y un ajuste fiscal que no implique mayor presión tributaria, sino un recorte directo del gasto público, es decir, ajuste a las jubilaciones, despidos, etc.

El empresariado nacional y extranjero no se conforman con los el subsidio al salario (ATP), que ahora se complementa con un nuevo beneficio para las empresas que tengan que reestructurar sus deudas y que consiste en cuatro meses de subsidios por el 50 al 75% de la planilla salarial; tampoco se conforman con la rebaja de tres puntos en las retenciones a las exportaciones del complejo sojero, la minería y la industria; quieren más, ante un gobierno que ven siempre dispuesto a conceder.

Otra es la historia para los trabajadores y las mayorías populares, que vienen perdiendo mes a mes, con un gobierno que su muestra más intransigente con los jubilados, a quienes les suspendió la movilidad jubilatoria; con los informales y desocupados, a quienes les retacea el pago de un IFE bimensual; que dejó correr más de 3,5 millones de despidos a pesar del DNU que los prohíbe, suspensiones con rebaja de salarios, y que ahora además amenaza con sacar a palazos a las familias que sin techo que tomen tierras, como en Guernica.

El salario mínimo vital y móvil (SMVM) en realidad estuvo inmóvil ($16.875) desde octubre de 2019; por debajo de la canasta alimentaria que usa el Indec para delimitar la indigencia de una familia tipo. La semana pasada anunciaron un aumento del 28% en tres tramos que llevaría el SMVM a un mísero $21.600 en marzo de 2021.

Si tomamos como parámetro la distribución del ingreso hasta junio de 2020, de acuerdo al Indec, más del 80% de los asalariados no llega a cubrir el valor de la Canasta Básica Familiar. Esto implica que más del 50% de los hogares no alcanza a reunir esa canasta. Mucho más lejos quedan de la Canasta de Consumos Mínimos que estima la junta interna de ATE-Indec, que en agosto estipularon en $72.700.

Paritarias de ajuste, sector por sector

De acuerdo al Relevamiento de Expectativas de Mercado (REM) del Banco Central, la inflación esperada para fines de 2020 se ubicará cercana al 37%, sin embargo, mientras las patronales remarcaron precios, durante toda la primera mitad del año las paritarias estuvieron prácticamente congeladas para la mayoría de los trabajadores; las cláusulas gatillo fueron también suspendidas.

Casi la totalidad de los acuerdos paritarios que el gobierno viene acordando con las conducciones gremiales están muy por debajo de la inflación esperada para este año y muy por debajo de la inflación acumulada desde el año pasado. Algunos ejemplos, de mayor a menor.

Camioneros: 30%
El gremio que conducen Hugo y Pablo Moyano cerró un aumento por debajo de la inflación y distribuido en cuatro tramos: agosto 2020 (8%), octubre 2020 (7% ), febrero 2021 (8%) y abril 2021 (7%).

Bancarios: 26%
El acuerdo establece un 7% de aumento a cuenta del primer trimestre de 2020; un 6% para el segundo; otro 7% para el tercero, y un 6% para el cuarto trimestre del año.

Papeleros: 26%
El aumento corre a partir de julio por un 15%, un segundo tramo de 5% en octubre y 6% en enero de 2021. Además una suma de 7000 pesos no remunerativos por única vez.

Comercio: 26%
El gremio que conduce Armando Cavalieri acordó por una suma fija de 30.000 no remunerativa, en 6 cuotas. Adicionalmente se integra al salario básico la suma de 4.000 pesos otorgada como “bono solidario” a principio de año y la suma de 2.000 pesos pactada en la revisión de la paritaria 2019.

Aceiteros: 25%
Con la paritaria vencida desde diciembre, el gremio que nuclea a los trabajadores de la agroindustria sojera cerró en marzo un aumento que lleva el salario inicial quedaría en 68.700 pesos, cifra que puede impresionar por comparación con el salario de otras ramas, pero que tampoco llega a cubrir la Canasta de Consumos Mínimos que estipula la Junta Interna de ATE-Indec.

Docentes PBA: 15%
En marzo se había acordado un aumento de 16,6% en dos cuotas. Sin embargo, ambos tramos sumados siguen por debajo de la inflación estipulada. Con el acuerdo firmado por Baradel, sin consultar a las bases, el salario inicial de una maestra será de 36.000 pesos.

Petroleros: 13,5%
El acuerdo firmado para los trabajadores de las refinerías deja a un lado la revisión paritaria prevista para abril y rige partir de septiembre. En el caso de los yacimientos el aumento sería de 16,2% de la revisión del año pasado perdiendo los meses retroactivos y un 15% en dos cuotas hasta junio por la paritaria 2020.

Estatales: 7%
Luego de la suspensión de dos revisiones establecidas en la paritaria 2019 (una para noviembre del año pasado y otra para marzo de este año), como así también de la suspensión desde mayo de la paritaria 2020, en acuerdo con UPCN, el Gobierno de Alberto Fernández otorgó un 7 % de aumento.

Alimentación: 6,5%
El gremio que conduce hace décadas Rodolfo Daer, cerró una de las paritarias más vergonzosas. El aumento sería en dos partes: 6 en agosto y 0,5 en septiembre, y un bono de 6.000 pesos. Supuestamente el mes pasado debería haberse acordado un nuevo aumento para los meses posteriores.

Metalúrgicos: 0% + suma no remunerativa
Otro pope de la CGT, Antonio Caló, mostró que predica la traición con el ejemplo hacia sus propios afiliados. Para los metalúrgicos acordó una suma de 30.000 pesos no remunerativos, en cinco cuotas de $ 6000 hasta diciembre.

Sanidad: 0% + suma no remunerativa
Los trabajadores esenciales de la salud, en la primera línea de atención contra el Covid-19, son los que peor trato vienen recibiendo por parte del gobierno nacional.
El aumento firmado por Héctor Daer, al frente de la CGT, contempla sumas no remunerativas que van de 4000 a 7000 pesos, desde julio a diciembre.

Recuperar la calle

El ajuste al salario de este año profundiza el derrumbe que tuvo el poder adquisitivo bajo el macrismo, período durante el cual perdieron más de un 20%.

Si con Macri la burocracia de la CGT fue garante de un impiadoso ajuste, bajo el gobierno de Alberto Fernández no deberíamos esperar nada distinto. Con cierto cinismo Guillermo Calvo, economista del BID y de la ortodoxia neoclásica que brega por el ajuste, puso en palabras lo que pretende gran parte del empresariado de esta fuerza política: "Si Macri hubiera ganado la Argentina estaría en llamas. Los peronistas pueden bajar el salario real (y) tener a Moyano de su lado".

Mientras los dueños del país se organizan, cierran filas y organizan marchas en defensa de las prácticas fraudulentas de empresas como Vicentin, realizan simposios y ponen a los medios de comunicación al servicio de una nueva ofensiva contra las condiciones de vida de las grandes mayorías, que implicará la ruina de millones de personas y un nuevo piso de miseria para las próximas generaciones, se vuelve cada vez más necesario que los trabajadores y los desocupados, las familias sin techo y el conjunto de los agraviados por este sistema, salgan a ganar las calles con una agenda propia, que separe los principales recursos de la economía nacional de las manos del puñado de grandes especuladores que son sus actuales propietarios y los ponga en manos del pueblo trabajador.






Temas relacionados

Alberto Fernández   /   Salarios   /   Paritarias   /   Mundo Obrero   /   Economía

Comentarios

DEJAR COMENTARIO