Política

CIUDAD DE BUENOS AIRES

Tras insultar a la docencia, Soledad Acuña sacó una carta donde la vuelve a agredir

La ministra de Educación de la Ciudad de Buenos Aires publicó un texto donde ataca la militancia política de los docentes y vuelve a repetir sus reaccionarios argumentos.

Viernes 20 de noviembre | 17:58

Soledad Acuña no para. O no quiere parar. Este viernes volvió a atacar a la docencia de la Ciudad de Buenos Aires. Lo hizo en una carta que se difundió públicamente.

En el texto, la repudiada funcionaria afirma que “sé que merecen y esperan una explicación sobre la polémica que se generó en los últimos días, ya que entiendo que causó dolor e incomodidad en muchos de ustedes, sin haber sido mi intención”.

Te puede interesar: Pobres, viejos, zurdos y fracasados: brutales definiciones de Soledad Acuña sobre la docencia

Sin embargo, a renglón seguido, reitera acusaciones similares a las que ya había tirado y generaron amplio repudio. Así, se puede leer “me consta, y así lo hemos conversado tantas veces, que defendemos el aula como ese lugar para formarse, aprender y reflexionar en un ambiente donde se respeten todas las ideas y creencias, sin militancia partidaria. De ningún partido”.

Inmediatamente agrega “sabemos que algunos dirigentes abusan de su rol docente y eligen adoctrinar antes que enseñar a pensar. Por si hiciera falta aclararlo, voy a mantenerme firme: con los chicos, no”.

La carta, lejos de dar una explicación por los dichos brutales y estigmatizadores a los docentes, a quienes llamó "viejos, zurdos y fracasados", miente sobre la situación pública en la Ciudad: dice que se logró "la cobertura total de la escolaridad obligatoria, y todos y todas tienen un lugar en la escuela", cuando desde principios de este año la comunidad educativa, y colectivos como Vacantes para [email protected], denunciaron que más de 25 mil pibes y pibas se quedaron sin una vacante en la escuela.

Tampoco habla sobre los miles que no tienen conectividad ni dispositivos (su propio gobierno estimó en 6.500 los que no tuvieron ningún contacto escolar durante la pandemia, a los que aún no se dio solución); las canastas alimentarias insuficientes y de mala calidad para los estudiantes; los contagios a partir de la reapertura de las escuelas para clases presenciales, sin haber consultado a la comunidad educativa. También habla de la carrera docente, sosteniendo sus dichos anteriores de que "el problema está en la formación", para justificar que quieren construir la Unicaba, y vaciar los históricos Institutos de Formación Docente.

Más acusaciones y provocaciones, que continúan generando un amplio rechazo.

La carta finaliza con un cínico “Los abrazo con todo mi respeto y cariño”.

Te puede interesar: Myriam Bregman exigió la renuncia de Soledad Acuña en la Legislatura porteña

Leé la carta completa

A la comunidad de docentes:

Les escribo porque la clave del enorme trabajo que hicimos juntos en estos años fue una comunicación transparente, honesta y clara. En las buenas y en las malas. Compartimos días, tardes y noches conversando sobre las transformaciones que todos queremos para mejorar la educación de los chicos y chicas de la Ciudad.

Por eso sé que merecen y esperan una explicación sobre la polémica que se generó en los últimos días, ya que entiendo que causó dolor e incomodidad en muchos de ustedes, sin haber sido mi intención.

Creo profundamente en la tarea que hacemos juntos todos los días, porque la enorme mayoría de ustedes trabaja por una educación plural, que promueva el pensamiento crítico, el análisis y la discusión informada.

Me consta, y así lo hemos conversado tantas veces, que defendemos el aula como ese lugar para formarse, aprender y reflexionar en un ambiente donde se respeten todas las ideas y creencias, sin militancia partidaria. De ningún partido.

También sabemos que algunos dirigentes abusan de su rol docente y eligen adoctrinar antes que enseñar a pensar. Por si hiciera falta aclararlo, voy a mantenerme firme: con los chicos, no.

En la Ciudad juntos logramos la cobertura total de la escolaridad obligatoria, y todos y todas tienen un lugar en la escuela.

Por supuesto que queda mucho por hacer, en particular sobre los logros de aprendizaje de los estudiantes, que no son todavía suficientes y, además, se distribuyen socialmente de manera desigual. A ninguno de nosotros escapan estos datos de la realidad que duelen y nos obligan a redoblar el esfuerzo.

En un contexto tan complejo, cambiante y diverso como el que vivimos, la actividad que ustedes desempeñan en las aulas requiere dar respuestas a múltiples desafíos, y desde este Ministerio de puertas abiertas trabajamos todos los días para acompañarlos.

Como saben, la capacitación docente ha sido y es nuestra prioridad. Por eso, en los últimos años incrementamos la cantidad de horas de capacitación en servicio pasando de 20 a 100 horas anuales. A su vez, más de 20.000 de ustedes participan cada año de instancias de formación situada. Vamos a seguir en la misma dirección, apoyando las mejoras continuas en la carrera.

Queda un largo camino por recorrer en materia de brechas y oportunidades para los chicos. Pero también en la construcción de valor para la profesión, para que cada vez más jóvenes elijan con orgullo la docencia.

En ese sentido, hay datos de la realidad que elijo no ocultar y trabajar para transformarlos: según la encuesta a ingresantes al sistema de formación docente en la Ciudad de mayo de este año, sólo el 14% lo hace luego de terminar sus estudios secundarios, mientras que el 52% posee trayectorias educativas previas. Casi el 50% trabaja mientras estudia, y se tarda en promedio 7 años para recibirse. Datos similares surgen para el resto del país en el informe producido de las evaluaciones Enseñar, por el Ministerio de Educación de la Nación.

Nuestro compromiso es apoyarlos y acompañarlos a todos en su formación inicial y continua para que ejerzan su tarea con conocimientos y herramientas profesionales adecuadas. La creación de la Universidad de la Ciudad y el trabajo de evaluación y procesos de mejora con los Institutos de Formación Docente son parte importante de esa decisión.

Las cifras son difíciles, incómodas, todos las conocemos y las podemos ver reflejadas en el día a día, en distintas situaciones, más allá de los números. Son realidades que conversamos cada vez que nos encontramos y sobre las que todavía nos debemos un profundo debate con todos los sectores.

El camino para conseguirlo es el mismo que transitamos hasta hoy, y que se refleja en los importantes logros que fuimos teniendo: un diálogo sincero y respetuoso para poner en común ideas y valores que transformen nuestra Argentina.

Gracias a todos y a todas por su compromiso, por acompañar a nuestros chicos en esta pandemia devastadora, por todo lo que hicieron y por todo lo que van a hacer.
Los abrazo con todo mi respeto y cariño.

Te puede interesar: Docentes “pobres, fracasados y zurdos” le contestan a Soledad Acuña






Temas relacionados

María Soledad Acuña   /   Docentes   /   Educación   /   Política

Comentarios

DEJAR COMENTARIO