Mundo Obrero Estado Español

ENTREVISTA

Javier Paraíso, delegado de Inditex: “La pérdida de poder adquisitivo es una línea roja”

Entrevistamos a Javier Paraíso, miembro por CGT del Comité de Empresa de Inditex Zaragoza, en relación a las movilizaciones de la semana pasada y la negociación del convenio.

Luciana García

Zaragoza

Jueves 2 de diciembre de 2021

¿Cuáles fueron los motivos que provocaron la huelga y los paros de dos horas de la semana pasada?

Los objetivos principalmente han sido, porque la empresa no ha puesto en valor lo que aportamos como trabajadores este centro. Este es una de las arterias, por no decir la principal, de la entrega de mercancías como Zara señora en la propia empresa y a nivel global. También hay cuestiones qué son más específicas, cómo que nos han querido encorsetar en una negociación de contención. Una negociación donde el incremento salarial, que nos ofrecen, apenas supera el IPC. A lo largo de este tiempo, también venimos arrastrando una deuda con respeto a otros centros, cómo son las horas de trabajo en los distintos turnos donde tenemos diferencias como por ejemplo con Zara logística en Arteixo. Nosotros hacemos entre 100 y 200 horas más, que también es una cosa que no terminamos de encajar ni entender.

Han sido unos paros muy exitosos. Con un 90% de acatamiento teniendo en cuenta también que hay muchos temporales que están en un mayor nivel de vulnerabilidad ¿Qué balance hacéis de los paros y de la respuesta la plantilla?

El balance ha sido rotundo. El paro de la plantilla ha sido de un 98 %. Los que no han parado es algo comprensible, porque son los trabajadores con contrato temporal o eventual pendientes de una posible renovación. La plantilla ha sido clara y rotunda en ese sentido. Ha dado un mensaje de unidad de que no nos pueden tratas así.

Antes de la huelga, como Comité estuvisteis esperando meses la respuesta de la empresa y esta tuvo una actitud inmovilista. Sin embargo, a raíz de los paros y de la fuerza de la plantilla dando un mensaje tan contundente, la empresa por fin se ha movido...

Hemos logrado que ciertos puntos o líneas que la empresa consideraba intocables o inasumibles los tenga finalmente que negociarlos. Por ejemplo, a nivel de conciliación, se estaba solicitando una reducción de sábados para los turnos afectados y también de fines de semana. Aunque de momento, en la negociación, estamos lejos de lo que estamos reclamando, hemos conseguido romper el bloqueo y que al menos haya dos sábados y fines de semana. para los turnos afectados. Es un punto de partida para entrar ya a dialogar en mejor manera y en mejor forma, cosa que hasta ahora imposible. Por otro lado, también desde el punto de vista de coste salario hora, estamos situados en un 8,9% y ahora mismo en la negociación estamos ya en un 10,4%, con vistas a poder llegar a ese 13% qué tenemos como objetivo considerando que es totalmente asumible por la empresa y se acerca a lo pactado en otros centros.

La huelga del metal de Cádiz estaba reclamando que se le subieron los salarios debido al aumento de IPC y del coste la vida que aún es mayor. Finalmente, CC. OO y UGT han llegado a un acuerdo con la patronal, sin llevarlo asamblea. Esto ha provocado mucho descontento de los trabajadores sobre todo temporales que no están de acuerdo con ese pacto. Además, este noviembre ha habido otras huelgas que hemos sacado en Izquierda Diario también por convenios y subidas salariales, como las de limpieza en el País Vasco o Castellón, del metal en Alicante y otras. Parece que después mucho tiempo que no se movía nada, hay sectores que se está moviendo por el tema en la precariedad salarial. Al fin al cabo no solo es el IPC, qué dicen que es del 6 % aunque hay otros precios que no entran ahí. ¿Cómo piensas que puede afectar esta subida a la hora de que aumenten las movilizaciones? Máxime en una empresa, como la vuestra que tiene muchos beneficios, que épocas de “vacas flacas” como el Covid, han hecho ERTES, pagados por el gobierno y congelación salarial, y que ahora que vuelven a tener grandes beneficios no quieren ni siquiera subir el salario con respecto al IPC. ¿Crees que puede haber un cambio en la subjetividad de los trabajadores frente a esta subida de precios que no se corresponde con la subida de salarios?

En primer lugar, la defensa y el interés del trabajador y la trabajadora tiene que estar por encima de todo y una cuestión básica es que no puede haber pérdida del poder adquisitivo. esta es una línea roja que tiene que haber en todas las negociaciones. Da igual que sea una negociación sectorial o una de empresa o general. Con el IPC más alto desde hace 28 años, no podemos renunciar a esto. Una empresa como la nuestra que va a tener un beneficio superior al resto no puede no aceptar está cuestión básica. Además, con la digitalización de las ventas, Inditex está haciendo un ERE encubierto con las trabajadoras de tienda especialmente con las más veteranas. Además, el tema de la conciliación en esta empresa es fundamental. Hay muchas madres, un 40% de feminización del trabajo, muchas veces en horarios asociales y eso dificulta mucho la vida familiar y por lo tanto todos los sindicatos tenemos claro que el acuerdo tiene que ir hacia solucionar este grave problema.

La digitalización está conllevando cierre en las empresas. Los dos sindicatos mayoritarios han aceptado este ERE en tiendas. Cómo CGT entendemos que esto ha ido en contra de los derechos de las trabajadoras. Esto afecta a la mayor parte de la plantilla, que son de venta. Luego está lo que ellos llaman “la joya de la corona”, que es la logística. Desde la planta de Zaragoza, distribuimos toda la mercancía de los proveedores a nivel mundial y la de todas las tiendas de Zara. Mantener abierto los 365 días del año un centro logístico como el de Zaragoza significa una merma total de la vida de sus trabajadores y trabajadoras. Cada uno lo puede dar el precio que le quiera dar a eso, pero eso que se da no es justo para todo lo que dejamos. Un domingo sin poder estar cuánto tiempo sin tus hijos tiene un valor incalculable, no se le puede poner precio a eso y menos el precio que está poniendo la empresa. Le damos lo mejor de nuestra vida a la empresa y qué valor tiene eso es algo que tenemos que reclamar y se reclama de una forma objetiva. Somos el centro más grande, con mayor capital humano, con mayor producción y con mayor carga de trabajo. Incluso desde el Gobierno de Aragón se va a invertir 80 millones para mejorarlo y producir 250 empleos directos y otros tantos indirectos. Sin embargo, todo esto está basado en dejarnos parte de nuestra vida. Esto se ve en la salud laboral qué es muy dañina y que la empresa hace muy poco por mejorarla.

La temporalidad sigue siendo muy alta en la empresa, más del 18 % ¿Cómo se puede luchar contra eso?

La temporalidad ha ido descendiendo, pero muy lentamente. Directamente también la negociación sectorial del comercio textil acordó bajarla a un máximo del 25 %. En nuestra empresa, como en muchas otras, la temporalidad es un mal endémico. Es una “rueda” muy injusta. Una relación precarizada desde el principio, que hace que, en base al miedo, esa carga de trabajo más dura la hagan personas eventuales. En base a la esperanza de conseguir un contrato indefinido. hacen un montón de horas extras, superando por supuesto los límites legales, o van a puestos que son físicamente más duros. En definitiva, la empresa los trata como trabajadores y trabajadoras de usar y tirar. Eso siempre lo hemos denunciado desde la CGT y vamos a seguir denunciándolo hasta el fin de nuestros días. Esto tiene que acabar por qué se trata de un fraude en la contratación que no se puede mantener eternamente.

Con respecto a las asambleas que tenéis esta misma semana ¿Tenéis algún miedo de que la empresa pueda intentar dividir al Comité de Huelga, con pactos o propuestas de acuerdo por separado o solo de algunos temas específicos?

La capacidad de alcanzar determinadas metas dependerá de la madurez de la plantilla para poder empatizar de forma colectiva y global. Mientras un trabajador o trabajadora solo esté pensando sus condiciones individuales no podremos avanzar. Los y las compañeras tienen que tener en cuenta que somos una cadena, que todo nos afecta a todos y todas. Debemos llegar a una solución del conflicto, y es muy difícil que podamos conseguir un acuerdo global que satisfaga a la totalidad de la plantilla. La empresa siempre va a jugar al “divide y vencerás”. Ya lo hace con la división por categorías, en secciones, en turnos, en horarios, etc. La empresa siempre juega a la mal llamada” Paz social”, que es dar lo justo para que la plantilla no proteste y se levante. Mientras exista una doble escala salarial o cualquier otro tipo de discriminación entre la plantilla, no debe existir esta paz social. La empresa sabe jugar con los tiempos y dar en la negociación pequeñas migajas que pueden calmar a una parte de la plantilla, la máxima eficiencia con el mínimo esfuerzo.

Desde Izquierda diario pensamos que es bastante alentador, que se esté dando una huelga como la vuestra, con tanto seguimiento, que demuestra que con lucha, unidad y movilización obrera se pueden conseguir muchas cosas ¿Cómo creéis que puede evolucionar el conflicto después de la reunión con la empresa y las asambleas que tenéis esta semana?

Las grandes movilizaciones de la plantilla que ha habido sí que han supuesto un cambio de dinámica en las negociaciones con la empresa. Ahora mismo estamos en un punto de cierre problemático. Sí que se han desatascado cuestiones que hasta ahora estaban cerradas, pero no hemos conseguido lo suficiente como para que la plantilla se pueda dar por satisfecha y levantar el conflicto. Por ejemplo, a nivel económico, la empresa tiene, puede y debe mejorar mucho más su oferta. Aunque tengamos que dejar alguna cosa de lado, lo conseguido tiene que ser lo suficientemente importante, digno o llámalo como tú quieras, para que pueda ser aceptado por la mayoría de la plantilla. Por ejemplo, en la última asamblea, el comité pensábamos que las negociaciones iban mejor, que estábamos cerca del final, y los compañeros y compañeras nos dijeron que no, que teníamos que seguir peleando y pidiendo mucho más.

Inditex es una empresa muy grande con muchos sindicatos y su estrategia suele ser querer dividiros. Por ello el tema de la Asamblea es fundamental porque es la manera más democrática de toma de decisiones y de poder evitar posibles divisiones sindicales. Tú planteas que vuestro Comité se basa en lo que decida la asamblea de trabajadores y trabajadoras ¿Qué papel debe seguir jugando la asamblea?

Desde CGT tenemos claro que la plantilla es la que manda a través de la Asamblea y que el Comité somos meros interlocutores con la empresa. Debe haber una cercanía del Comité con la plantilla. No puede ser cómo ocurre en otros sitios que sea un asesor externo el que tome las decisiones. Esto es fundamental, al menos por parte de la CGT y creo que hemos tenido buena sintonía con el resto de las organizaciones sindicales. La plantilla tiene que ser la que manda siempre, por esa doble vía como representantes por un lado de nuestro sindicato, pero también somos representantes de la plantilla que no está sindicada. Tenemos que darle voz con esa cuestión. Por supuesto la Asamblea va a mandar y la Asamblea va a decidir. Nosotros propondremos y si consideran que sigue siendo insuficiente, insultante o que no agrada a la gran mayoría, nos pondremos a trabajar como hasta ahora se ha hecho y hasta donde quiera la plantilla.

Muchas gracias por la entrevista. Daros la enhorabuena a los representantes y también a la plantilla por esa unión y esa lucha que estáis teniendo, y por la valentía para llevarla a cabo. Ánimo con vuestra lucha y saber que siempre contareis con el apoyo de Izquierda Diario.






Temas relacionados

Inditex   /   CGT Estado español   /   Mundo Obrero Estado Español   /   Zaragoza   /   Huelga

Comentarios

DEJAR COMENTARIO