Conferencia

La UIA pide reforma laboral: ¿qué le respondieron Fernández y Larreta?

Esta semana se realizó la conferencia de la Unión Industrial Argentina. Su presidente Funes de Rioja volvió a pedir más flexibilidad y el presidente del evento Luis Tendlarz una reforma laboral. Las respuestas del Presidente y el Jefe de Gobierno.

Viernes 3 de diciembre de 2021 | 11:40

Esta semana se realizó la 27 Conferencia Industrial de la UIA, en el predio de Parque Norte. El tradicional evento de los principales empresarios del país cuenta, como siempre, con debates y charlas donde participan políticos y sindicalistas.

Allí los “dueños” del país presentan sus “propuestas para el crecimiento”. De sus negocios, obviamente.

Lo primero que hay que decir es que la conferencia se dio en el marco del buen clima que reina en el mundo empresario frente a la posibilidad de un pronto acuerdo con el FMI. Los CEO no pudieron ocultar sus expectativas y el Gobierno aprovechó para mostrar el apoyo empresario antes del viaje a Washington, luego del que había obtenido de la CGT.

Te puede interesar: Conferencia UIA. Fernández confirmó que pagará la deuda al FMI mientras se descartó un bono a los jubilados

Pero todos saben que el acuerdo es, en muchas cuestiones, un punto de partida para los pactos que harán empresarios, cúpulas sindicales y las fuerzas políticas tradicionales. Eso se pudo ver ante uno de los temas que sobrevuela el ambiente desde la campaña: las reformas laborales, por ley o convenios.

En este caso fue Luis Tendlarz, el empresario textil que presidió la conferencia, uno de los encargados de hablar más claramente del tema. “Sin una reforma laboral e impositiva, es imposible sostener el crecimiento”, dijo el día de la visita de Juan Manzur. El jefe de Gabinete evitó cruzar el reclamo y en cambio destacó los beneficios que el Gobierno les dio a las empresas durante la pandemia.

Quien prefirió ser más directo fue el jefe de gobierno porteño y referente de Juntos por el Cambio, Horacio Rodríguez Larreta. Primero se refirió al ajuste, aunque obviamente usando otras palabras, algo similar a lo que hace el Gobierno nacional. “Argentina debe alcanzar el equilibrio fiscal, porque no se puede seguir gastando más de lo que se genera”. Luego tomó el pedido de la UIA de una reforma tributaria al señalar que "el sistema impositivo actual genera una de las cargas fiscales sobre la economía formal”. Y finalmente tomó el guante de la cuestión de las reformas laborales: "hay que acompañar esa transformación modernizando los regímenes laborales", para lo cual propuso conformar "un espacio de dialogo tripartido entre el Estado, los empresarios y los representantes de los trabajadores".

El Presidente se mostró en su discurso concentrado en la necesidad de lograr un acuerdo con el FMI y trató de endulzar los oídos de los empresarios que los escuchaban. Entonces les adelantó que en pocos días les enviará el “Plan Productivo 2030”, donde promete que los sectores claves de la economía serán favorecidos con distintas medidas. Fue el momento en el que destacó que “en el Consejo Económico Social pudimos demostrar que juntos estamos construyendo una nueva cultura productiva”. La “nueva cultura productiva” parece una incógnita en sus definiciones más gruesas, pero ya se van conociendo algunos ejemplos concretos.

De hecho en las reuniones del Consejo Económico Social uno de los puntos en discusión es la “modernización de los convenios colectivos”. Antonio Caló (UOM) y Gerardo Martínez (UOCRA) fueron los primeros sindicalistas que se mostraron abiertos a discutir cambios laborales en sus sectores, en las reuniones del Consejo donde participan junto a empresarios y funcionarios.

El caso de Toyota fue quizás el ejemplo más palpable de esa “nueva cultura productiva” y los cambios que se vienen.

Nadie puede escapar a los matices que existen entre el Gobierno y la oposición de derecha. Pero parece que coinciden en reformar, por ley o por convenio, las condiciones y derechos laborales.

El tiempo dirá si pueden lograrlo.






Comentarios

DEJAR COMENTARIO