Política

Casta política

Partido Justicialista Córdoba ¿reconfigura el 2023 con Natalia De la Sota?

La figura de Natalia De la Sota hasta ahora se erige sobre la potencialidad de su apellido. ¿Los beneficiados por mantener el apellido en la alternancia gubernamental de la Provincia de Córdoba (De la Sota/Schiaretti) piensan más allá de sus propios intereses?

Martes 26 de octubre | 13:37

La primera candidata a diputada nacional por Hacemos por Córdoba, coalición hegemonizada por el Partido Justicialista provincial expresó, en diversos medios, su agrado con la posibilidad de convertirse en el 2023 en candidata a Gobernadora de la Provincia de Córdoba.

Natalia De la Sota, hija y también nieta (Arturo Zanichelli) de Gobernadores de la Provincia de Córdoba, señaló que se sentiría honrada ante esa posibilidad. No sería una afirmación al pasar, es necesario analizar la base sobre la que se funda y el alcance de la misma.

La alternancia de apellidos en el gobierno provincial se sostendría sin alteraciones, aunque está claro que Natalia ocuparía el lugar de José Manuel. Pero, en definitiva, lo que los armadores del partido gobernante ven el en horizonte es su objetivo de perpetuar aquello que comenzó en 1999 con De la Sota y llegó a 2019 con alternancias con el actual gobernador Schiaretti. El horizonte mostraría un 2023 con De la Sota, Natalia. Esta alternancia no es ornamental, responde a intereses que necesitan permanecer salvaguardados y la sombra de Luis Juez para 2023 resulta preocupante.
Sin embargo, ambas alternativas, Hacemos por Córdoba como Juntos por el Cambio, Natalia o Luis, responden a los intereses concentrados de la economía que necesitan garantizar negocios y especulación. En este sentido, tanto en 2021 en elecciones de medio término, como en el 2023, en elecciones para recambios ejecutivos y legislativos, el Frente de Izquierda Unidad representa la única alternativa posible para los trabajadores, los desocupados, las mujeres y la juventud en una provincia que posee índices de pobreza del 50% y con más del 70% de trabajo precarizado.

El plan ante de las PASO

Hacemos por Córdoba en 2021 postuló a Natalia De la Sota a Diputada Nacional, lo hizo observando que la fórmula fortalecía a la candidata a Senadora Nacional y permitía “vender”, al inicio de la campaña por las PASO, el mensaje “ellas”. Esto se fue cayendo a medida de que avanzaba la campaña, tanto es así que hacia el final el mensaje rotó hasta pedir “por Juan”, haciendo visible que lejos de ser una campaña feminista era oportunista utilizando a las figuras femeninas para posicionarse en la corriente que indica que el movimiento de mujeres, en Argentina y en el mundo, va a la vanguardia en las diferentes luchas. Olvidaban que Vigo, lejos de pelear por los derechos de las mujeres, se había abstenido primero y votado en contra después por el derecho a decidir de las personas gestantes. Tal vez respondiendo así a una cuestión de cálculo, pues los votos celestes le podrían haber provisto mayor apoyo que los verdes en esta provincia donde las campanas de las Iglesias católicas resuenan junto al avance de las iglesias evangélicas.

El apellido De la Sota es y será exprimido por el establishment del partido justicialista cordobés todo lo que la portadora permita que sea.

Con el resultado de las elecciones PASO las luces de alerta se encendieron rápidamente, el avance de Luis Juez, una vez escrutados los votos, señaló el retroceso de Negri, de Macri que lo apoyó y el retroceso de Martín Llaryora si no imprimía rápidamente impulso a la elección General, considerando que el resultado en la Capital era más pobre para Hacemos que en el interior provincial.

De cara a la elección General

Pero los números de Hacemos por el Cambio no estarían subiendo para las elecciones Generales del 14 de noviembre, a pesar de las demostraciones de gestión gubernamental que se lanzan desde la Provincia y desde el Municipio.

Te puede interesar: Luis Juez: una vida al servicio de la casta política

Por otro lado quien está subiendo en las encuestas es Luis Juez, lo que hace pensar que una fórmula encabezada por el ex intendente, en 2023, tendría, nuevamente, chances muy serias de quedarse con la gobernación provincial, como en aquel ya lejano 2007. ¿Quién podría competir en el 2023 contra Juez en la elección por el Ejecutivo? Schiaretti no, porque lo impide la Constitución Provincial y Martín Llaryora arriesgaría perder con un candidato en ascenso, dejando a De Loredo la intendencia.

En este tablero Martín, que está llevando a cabo una gestión con mucha publicidad, y no pocos inconvenientes, tendría que repetir su gestión en el Palacio 6 de Julio a fin de consolidar lo actuado. Después de las elecciones del 12 de Septiembre ya no es un candidato seguro para la gobernación.

A Calvo, vicegobernador en ejercicio, lo conocen menos que Martín y que a Natalia. Manuel no sube en las encuestas y no logró durante el 2020 y parte del 2021 instalarse como el gobernador en las sombras, en momentos en que la pandemia mantenía a Juan Schiaretti a resguardo.

Natalia posee un apellido conocido y está dispuesta a erigir su carrera sobre esa portación, tal como lo expresó en diversos medios durante el último fin de semana.

Si su candidatura en 2023 la llevara al sillón de la gobernación se consagraría como la primera mujer en ocuparlo, además de sostener una línea familiar en la gobernación, como nieta e hija de gobernadores.






Temas relacionados

#EleccionesCórdoba   /   Casta política   /   José Manuel de la Sota   /   Política

Comentarios

DEJAR COMENTARIO