Géneros y Sexualidades

Congreso nacional

¿Qué pasa con la nueva ley de VIH, Hepatitis, Tuberculosis e ITS?

En septiembre de 2020 ingresó a Diputados tras haber sido cajoneada en 2016 y 2018. Fue elaborada por 40 organizaciones. El lunes 19 será tratada por primera vez en una reunión de asesores y asesoras de la Comisión de Acción Social y Salud Pública. En medio de la pandemia, ¿por qué la demora?

Sofía Achigar

@SofiaAchigar

Sábado 17 de julio | 10:17

La nueva Ley Nacional de Respuesta Integral al VIH, Las Hepatitis Virales, La Tuberculosis e Infecciones de Transmisión Sexual (ITS) ingresó a la Cámara de Diputados el 25 de septiembre del año pasado. Esta es la tercera presentación ya que los proyectos presentados con anterioridad perdieron estado parlamentario, es decir el plazo necesario para que una ley llegue al recinto y pueda ser tratada en una sesión. En 2016 tuvo dictamen favorable en la Comisión de Salud pero no avanzó en otras, y en 2018 directamente no tuvo tratamiento.

Se trata del Expediente número 5040-D-2020 y cuenta tan sólo con la firma de 17 diputadas y diputados de distintos bloques. Un apoyo menor de las coaliciones mayoritarias del Frente de Todos y Juntos por el Cambio, en comparación a otros proyectos como fueron el recientemente aprobado cupo laboral trans y la ley de interrupción voluntaria del embarazo. Entre las y los firmantes, se encuentran Nicolás del Caño y Romina del Pla del Frente de Izquierda y de los Trabajadores.

¿Qué dice la nueva ley?

Como plantean distintas organizaciones que impulsan este proyecto, tales como RAJAP, GEP, Ciclo Positivo, Vihdas positivas, Fundación Huésped, entre otras, la Ley Nacional de SIDA Nº 23.798 carece de brindar los derechos y mecanismos necesarios para el acceso a la prevención, tratamientos y medicación correspondiente para las personas. Es por eso que más de 40 organizaciones y redes de la sociedad civil nucleadas en el Frente Nacional por la Salud de las personas con VIH, presentaron este nuevo proyecto.

Los puntos más destacados son:

  •  El cambio de perspectiva de la ley anterior sancionada en 1990 que era biomédica, con enfoque de género y derechos humanos, con acento en los determinantes sociales de la salud y medidas contra la discriminación.
  •  Prohibición del test de VIH, Hepatitis, TBC e ITS para ingresar a un puesto de trabajo, en los exámenes médicos preocupacionales.
  •  Pensiones no contributivas para aquellas personas con VIH y Hepatitis B o C que tengan necesidades insatisfechas. Provisión de tratamientos para quienes adquirieron el virus por transmisión vertical y para otras poblaciones como mujeres, trans, travestis y no binaries.
  •  Extensión de la provisión de leche de fórmula hasta los 18 meses para las personas gestantes positivas. Con la ley vigente, el plazo es solo de 6 meses.
  •  Declaración de interés público y nacional a:

    1- Los medicamentos, vacunas, procedimientos y productos médicos para la prevención, diagnóstico, tratamiento y cura del VIH, las Hepatitis Virales, la Tuberculosis y las ITS, así como también la disponibilidad de formulaciones pediátricas para VIH, Hepatitis Virales, la Tuberculosis e ITS; y el acceso universal, oportuno y gratuito a los mismos;

    2- La investigación y el desarrollo de tecnologías locales para la producción pública nacional de medicamentos e insumos que garanticen la sustentabilidad de las políticas públicas vinculadas y la defensa de la soberanía sanitaria nacional de conformidad a lo previsto en las leyes 26.688, 27.113 y decretos reglamentarios;

    3- La utilización de las Salvaguardas de Salud de ADPIC, son licencias obligatorias, se trata de autorizaciones que puede emitir una autoridad pública para permitir la importación, la fabricación y comercialización por terceros de los productos patentados; de conformidad a lo previsto en la ley 24.481, su reglamentación y normas complementarias, que permitan garantizar la sustentabilidad de los tratamientos para VIH, Hepatitis Virales, Tuberculosis e ITS.

    Te puede interesar: Capitalismo “solidario” …con las ganancias de Pfizer, Sigman y Figueiras

    Las consecuencias de la pandemia agudizaron la crisis de faltantes en medicamentos

    Según los datos oficiales publicados en julio de 2019 por Fundación GEP, el stock de varios medicamentos que integran el vademécum de los tratamientos antirretrovirales estaba en falta. Desde diferentes programas provinciales confirmaban que enero y febrero de este año la dispensa de medicamentos va a ser crítica. Las consecuencias del recorte presupuestario de $1.724 millones en 2019 para la Dirección Nacional de Sida están a la vista: el análisis de la información arrojó resultados que dan cuenta de la inexistencia de stock de efavirenz y de las combinaciones darunavir/ritonavir y tenofovir/emtricitabina/efavirenz desde el mes de junio de 2019.

    Gonzale Valverde miembro de RAJAP, afirmó para una entrevista en La Izquierda Diario que “hubo problemas en el acceso a la medicación antirretroviral durante la pandemia en distintas provincias, importantes faltantes de reactivos para hacernos controles de CD4 y carga viral desde marzo, así como en la provisión de preservativos para prevenir nuevas transmisiones y stock en reactivos para hacerse test de VIH, sífilis e ITS. Esto sin hablar de que en el contexto de pandemia no se garantizó el acceso a controles médicos con trabajadores de la salud abocados a Covid-19 con ritmos de trabajo agotadores y salarios que no alcanzan. No tenemos ninguna garantía sobre la provisión de medicamentos, reactivos para controles y demás insumos en los próximos meses y el mismo Ministerio se mantiene en un silencio total".

    Según la Encuesta sobre Acceso a la Salud de las Personas con VIH y Poblaciones Clave durante el aislamiento social, preventivo y obligatorio en Argentina, de la Asociación Ciclo Positivo, el 42 % de las personas con VIH de todo el país que contestaron dicha encuesta tuvieron algún tipo de barrera para acceder a la atención médica durante el aislamiento. Porque su médico o médica no estaba atendiendo o estaba enfocado en otras tareas (56 %), o por falta de información sobre permisos para circular (37 %) o miedo de concurrir al sistema de salud (27 %). Además, sólo una de cada tres personas que tuvo intenciones de realizarse un test de VIH durante el ASPO pudo llevarlo a cabo.

    Según la primera edición del Boletín sobre las Hepatitis Virales en Argentina, publicada en Octubre de 2019, para 2017 se registraron en nuestro país 178 muertes por hepatitis virales: el 60 % se debieron a Hepatitis C y el 14,6 % a Hepatitis B. Así también, se estima que 6 mil personas fallecieron durante ese mismo año por causas que podrían deberse en algún porcentaje a secuelas de Hepatitis B y C.

    Además, según el Boletín Epidemiológico Número 2 presentado en el 2019 por el Ministerio de Salud de la Nación, durante el 2017 se notificaron 11.695 casos de tuberculosis. Respecto a la situación de las mujeres, según el último boletín epidemiológico de la Dirección Nacional de Epidemiología y Análisis de Situación de Salud del Ministerio de Salud de la Nación, actualmente hay más de 40 mil mujeres con VIH. Más del 98 % de las transmisiones de VIH fueron por relaciones sexuales sin protección, y dentro de ese porcentaje el 97,1 % de las mujeres se lo adquirió por parte de un varón que no usó preservativo o no estaba en tratamiento. La aplicación efectiva de la Ley de Educación Sexual (ESI) se vuelve cada vez más urgente.

    La exigencia de investigación de la cura de VIH y el reclamo por la liberación de las patentes

    En el Boletín sobre el VIH, sida e ITS en la Argentina N° 37, se informa que en la Argentina son 136 mil las personas que tienen el virus, aunque un 17 % de ellas lo desconoce. El 67 % de las personas que conoce su diagnóstico se atiende en el subsistema público de salud y 60 mil se encuentran en tratamiento antirretroviral en el mismo.

    La pelea para que se realicen las investigaciones sobre la cura VIH es una bandera que levantan distintas organizaciones y activistas de esa causa así como del movimiento de mujeres y la diversidad. En ese sentido, Noelia Esquivel de Vhidas Positivas, en una entrevista para Alerta Spoiler, se refirió a las investigaciones en Argentina sobre la vacuna: “Se trata de una vacuna preventiva para las personas que no tienen VIH. Hay otras enfermedades de transmisión sexual, es necesaria la prevención combinada: usar preservativo, tener una vacuna”. También reclamó por la nueva Ley: “Está cajoneada, no le dan la importancia que merece como ocurrió anteriormente, es urgente que se trate ya que a fin de año va a perder estado parlamentario”.

    Esquivel también se refirió a la liberación de las patentes ya que su organización así como otras que forman parte del Frente Nacional por la Salud de las personas con VIH, la reclaman. Contó que “el VIH y el sida dejó una gran lección sobre la liberación de las patentes. Cuando comenzó esta pandemia las grandes farmacéuticas también querían tener el control de la medicación, lo que hizo que muchos países de los llamados tercer mundo se mueran personas como en africa, niños. Entonces es necesario que se liberen para que el acceso sea real para todos y no ganancias para unos pocos”.

    La exigencia de la liberación de las patentes en Argentina la levanta con fuerza el Frente de Izquierda y de los Trabajadores Unidad, desde que comenzó la pandemia, a través de sus principales referentes como Myriam Bregman y Nicolás del Caño, así como la necesidad de declarar de utilidad pública el laboratorio mAbxience que tiene la capacidad de producción de dosis.

    A 40 años del descubrimiento del VIH/Sida, se vuelve urgente el tratamiento y aprobación de una nueva ley tal como fue presentada por las organizaciones que luchan por ella hace años.

    A continuación, el proyecto de ley completo:

    Proyecto de Ley VIH by La Izquierda Diario on Scribd

    Mirá: A 40 años del descubrimiento del HIV/Sida: queremos la cura ya






  • Comentarios

    DEJAR COMENTARIO