Anuncios

Una reforma laboral pintada de “verde”: Alberto lanzó en Toyota la “movilidad sustentable”

La planta de Zárate fue el lugar elegido para el lanzamiento de un proyecto de ley que fomenta la industria automotriz y los vehículos eléctricos. Otro caso de “greenwashing”: un relato “ecológico” mientras se avanza en la flexibilización laboral y el extractivismo. Cabandié no fue parte de la presentación.

Lucho Aguilar

@lukoaguilar

Martes 12 de octubre | 14:33

Este martes Alberto Fernández visitó la planta de Toyota en Zárate. Fue para presentar el proyecto de Ley de Movilidad Sustentable que enviará al Congreso. El objetivo es "estimular la utilización creciente y sostenida de vehículos propulsados con fuentes de potencia no convencionales, de producción nacional". En criollo, autos eléctricos.

Luego del encuentro del Presidente con los CEO de distintas automotrices y dirigentes del SMATA, el ministro de Desarrollo Productivo Matías Kulfas presentó el proyecto junto al CEO de Toyota Daniel Herrero y Gustavo Béliz, Secretario de Asuntos Estratégicos. Quien no estuvo presente, a pesar del perfil "ambiental" del anuncio, fue el ministro de Ambiente y Desarrollo Sostenible, Juan Cabandié. Nadie explicó por qué.

El lugar elegido es muy simbólico: hace dos semanas se impuso en esa planta un acuerdo entre la empresa y el SMATA, que obliga a los obreros a trabajar los sábados. De esa manera, mantienen la fábrica produciendo más días a la semana, con el objetivo de alcanzar las 180 mil unidades. No de “autos eléctricos y sustentables", sino de las camionetas que vende y exporta por más de 3 millones de pesos cada una.

Lo que vimos hoy en Zárate no es otra cosa que greenwashing (lavado verde): así se llama cuando las empresas utilizan un discurso “ecológico” para lavarse la cara mientras hacen negocios que además de millonarios son poco sustentables.

Si hablamos de números, desde el Gobierno dijeron que la ley "representa una ventana de oportunidad única para reposicionar a la industria automotriz argentina en el mundo, se proyectan para el año 2030, entre otros beneficios, la creación de 12.500 empleos en terminales automotrices y otros 6.000 en autopartistas; inversiones estimadas en USD 5.000 millones”. Una promesa a 10 años. Mientras tanto, a laburar todos los sábados para sacar las Hilux nafteras o gasoleras.

El ministro Kulfas dijo que buscan "un crecimiento que genere equilibrio macroeconómico y en las cuentas públicas, con sustentabilidad ambiental y social". ¿Una especie de "ajuste fiscal verde"? Pero además agregó que “el futuro régimen de electromovilidad ofrecerá incentivos fiscales y tributarios para promover la inversión”. O sea: más subsidios para las grandes empresas. Recordemos que hace poco se les bajaron las retenciones a 0.

El ministro también destacó que el nuevo negocio impulsará "el desarrollo de la cadena de litio, particularmente para la fabricación de baterías".

Más que "un inmenso aporte a la lucha ambiental”, como dijo el Presidente, lo que estamos viendo es un nuevo empujón a los negocios de las multinacionales, que además están muy ligadas al extractivismo. No solo de combustibles fósiles como en Vaca Muerta, sino también con la minería de litio, ya cuestionada por organizaciones ambientalistas. No hay de parte del Gobierno - ni de la derecha - un plan para enfrentar la crisis climática ni reemplazar seriamente las energías contaminantes. Tampoco de desarrollar un transporte público limpio, rápido y gratuito. Solo de impulsar la industria automotriz y energética.

Lo único verde acá son la lista que dirige el gremio y los dólares que factura la empresa.

Te puede interesar: Derechos laborales. Toyota: un acuerdo a pedido de la empresa, reforma laboral de hecho

Toyota: donde la salud y el descanso obrero no son “sustentables”

En el evento estuvieron presentes el CEO de Toyota Daniel Herrero y el dirigente del SMATA, Sergio Pignanelli, hijo de Ricardo. Son quienes hace algunas semanas acordaron un acta que flexibiliza la jornada de trabajo en la planta. Los sábados de descanso quedan eliminados. El mismo fue catalogado como “reforma laboral” por distintos medios, ya que avanza sobre las condiciones de trabajo y descanso de más de 5000 operarios.

Béliz y Herrero celebraron que los acuerdos con las automotrices son parte de las 20 mesas sectoriales entre empresas y sindicatos impulsados por el Gobierno. En ellos se discute, entre otras cosas, la productividad y la "modernización de los convenios". Parece que el toyotismo oficial puso quinta a fondo.

Ante la visita de hoy, el candidato del Frente de Izquierda y obrero de Siderca, Emiliano Cuevas, señaló que “el presidente dice que la visita a la planta es para hacer autos que no contaminan pero acaba de firmar un acuerdo con las petroleras de Vaca Muerta para que hagan fracking. A las empresas les da beneficios a diez años, a los trabajadores más flexibilización. El Frente de Izquierda es la única fuerza que está contra la flexibilización”.

Además de ese último pacto, recordemos que la empresa trabajo “a pleno” durante la pandemia, para sacar camionetas de lujo, lo que llevó a cientos de contagios entre los trabajadores y sus familias.

Eso lo denunció Matías Natalí, docente en la zona y también candidato del FITU. “Hoy viene Alberto a su fábrica emblema Toyota. Si, la misma que cobró el ATP el único mes de pandemia que paro, porque los meses restantes de pandemia siguió produciendo a pesar de los contagios y muerte de trabajadores. Claro el Smata es parte de la lista del Frente de Todos en Zárate y es responsable al igual que el gobierno de sostener a toda costa las ganancias multimillonarias de la patronal por sobre la salud de las y los trabajadores”.






Temas relacionados

Matías Kulfas   /   Toyota    /   Reformas laborales   /   Gustavo Beliz   /   Reforma laboral   /   Smata

Comentarios

DEJAR COMENTARIO